Feria PuroDiseño 2019

Luisa Norbis: “El diseño es un refugio”

La mentora de la feria más importante de Latinoamérica, y co-conductora de El Arqui por Telefe, está convencida de que las historias que hay detrás de un proyecto o emprendimiento son la parte más importante del cuento. Generar plataformas para narrar diseño desde diferentes espacios es su desafío constante.

“El emprendedor a veces está un poco huérfano. Tiene que ser varias cosas a la vez: 
su propia empresa y también su propio comunicador. Hay que tener mucha espalda para sostener todo”, sostiene Luisa Norbis.

Para la diseñadora de interiores Luisa Norbis, la curiosidad mueve al mundo. O, al menos, a su propio universo creativo. Porque es esa mirada inquieta la que le permite ir construyendo las “zanahorias” que la mantienen vital. Casi todas en relación a lo que más la motiva: promover el diseño, cruzarlo con otras artes, generar encuentros entre disciplinas diferentes. Armar redes. Por estos días tiene varias metas por delante. Por segunda vez consecutiva es mentora de Feria PuroDiseño, una experiencia que le permite encontrar esas historias detrás de los nuevos productos y emprendimientos que tanto le interesa descubrir. Cada iniciativa es como la punta de una madeja de la que vas tirando y encontrando. Si una se conforma sólo con el objeto, se queda con una parte muy pequeña de la película”.

Además de integrar el equipo de especialistas que analiza los proyectos que llegan a PuroDiseño, sigue como co conductora de El Arqui (Telefe), que trata sobre arquitectura, diseño, urbanismo y sustentabilidad y fue nominado a Mejor Programa Cultural/Educativo en los recientes Martín Fierro. El programa ya apuesta a una segunda temporada, los sábados a la medianoche. Y hay más: ella –que fue promotora de Buenos Aires Semana del Diseño (en su paso por el Centro Metropolitano de esa disciplina)– está gestando, junto con Laura Novik y Beatriz Sauret, una nueva plataforma que difundirá propuestas creativas en distintos formatos. “La idea es que pueda albergar y apuntalar al diseñador, que a veces está un poco huérfano. Tiene que ser varias cosas a la vez: su propia empresa y también su propio comunicador. Hay que tener mucha espalda para sostener todo”.

“¿Qué tengo en cuenta a la hora de promover un proyecto que llega a PuroDiseño? Ante todo, que sea una propuesta innovadora. Pero también es importante que sea sustentable, con conciencia social y ambiental. Un diseñador tiene que estar comprometido a construir futuro, a crear calidad de vida y a cuidar el planeta que habitamos”.

No es fácil. Además, hay un espacio de narración con muchos blancos. No se termina de contar de manera sólida todo lo que pasa en Buenos Aires. Se conocen el polo, el tango, el fútbol… Pero hay una movida contemporánea súper fuerte que no termina de aparecer. Juntémonos entonces para mostrarla”, sugiere. El talento está. Sólo hay que ordenar y traccionar potencial. “El diseño es un refugio. Siempre digo que cuando la arquitectura y el diseño se olvidan de las sociedades y del ser humano, desaparece el rapport que tienen para y con la gente, y pierden el alma. La interacción es súper rica y necesaria. Mediante el diseño contamos quiénes somos, qué pensamos”.

“Cuando la arquitectura y el diseño se olvidan de las sociedades y del ser humano, desaparece el rapport que tienen para y con la gente. Y pierden el alma”

La estética es sólo el principio. Casi casi como en su propia vida, que también puede verse como una sumatoria de reinvenciones.

Luisa ultimando detalles en el estudio del diseñador Hernán Berdichevsky, a quien entrevistó para El Arqui

GIROS. Como modelo, a los 17 años se fue a vivir a San Pablo (Brasil), primero, y después a París (Francia). A la vuelta de Europa pasó una temporada en Traslasierra, volvió a Buenos Aires y se instaló. Aunque tiene una relación muy cercana con Ezeiza: hija de madre inglesa, su familia y sus amigos más cercanos viven afuera. En el medio tuvo dos hijos (Ivo, de 14 e Inti, de 23), con los que hoy comparte un departamento cerca de los Bosques de Palermo. Terminó la carrera de Diseño de Interiores y durante años fue la “chica cursos”. Hizo talleres de literatura, fotografía, experimentación textil e historia del arte. Se apuntó en un workshop en Francia con Philippe Nigro. Ahora, reconoce, transita un momento de síntesis. Y de mucha acción. O salvación. Porque como ella misma dice, “cuando no hago, puedo ser mi peor enemigo”. Además de todos los “frentes” en los que participa, escribe notas para la revista DNI y también prosa con experiencia emocional. La sensibilidad y el diseño están siempre muy juntos. Cada proyecto al que se suma es una pequeña conquista: “Plataformas comunes para poder posicionarnos entre todos y potenciarnos”.

Por Mara Derni.

Fotos: Julio Ruiz y Matías Campaya.

Bitnami