Actualidad

Diego Vs. Claudia: ¿se puede anular este divorcio?

Después de que Maradona reconociera públicamente a Junior, el hijo que tuvo con Cristiana Sinagra, el abogado de Claudia Villafañe, Fernando Burlando, tiene la intención de pedir la nulidad del divorcio para lograr un resarcimiento económico por “daño moral” y “daños y perjuicios”. Por el lado de Diego dicen que está en paz, y que su ex busca tapar causas penales que tramitan en su contra.

Parece que la historia vuelve a repetirse y promete no acabar nunca. El la demanda a ella. Ella lo demanda a él. Discuten propiedades, joyas, millones en efectivo de las monedas más fuertes de países de todo el mundo, incluido el nuestro, camisetas, banderines, gorros, banderas, vinchas, y ahora… hijos. Sí, la reciente aceptación pública de Diego Armando Maradona (55) de que Diego Junior (29), fruto de la fugaz relación con Cristiana Sinagra, es nada menos que su primogénito, despertó las más variadas reacciones de sus hijas Dalma (29) y Gianinna (27), esta última muy enojada, porque asegura que en su momento le creyó la versión de que no era el papá de JR. Pero la más furiosa del clan fue, es y será Claudia Villafañe (54), quien nunca aceptará que su ex la llamara “ladrona” y comentara que ella lo quiere ver muerto, para quedarse con todo. Aunque quizás lo niegue, esperó pacientemente que llegara la oportunidad de cargar con todo contra Diego. Y el reconocimiento de Junior por parte del Diez fue un anillo al dedo para ella. A partir de ese momento su abogado, Fernando Burlando, dejó entrever la posibilidad de anular el acuerdo de disolución conyugal: “Claudia tiene derechos, entre ellos el hereditario, por lo que estamos convencidos de que podemos anular el divorcio. Esto es algo nuevo en la Argentina: no hay jurisprudencia y estamos expectantes. Veremos lo que dice la Justicia”, declaró el letrado en Intrusos (América), remarcando que su clienta sufre perjuicio moral y económico, y que se divorció convencida del número de hijos de Maradona, algo que con el tiempo se modificó. Apelará a las figuras de “daño moral” y “daños y perjuicios”, y reclamará una compensación monetaria, alegando haber sido engañada durante treinta años. También agregó: “Con la legislación precedente, cuando había un divorcio contradictorio y lo ganabas, las sanciones además del ‘daño moral’ y ‘daños y perjuicios’ al acreditarse una injuria grave –la existencia de un hijo extramatrimonial lo es– no se perdía la vocación hereditaria. Claudia hoy no hereda a Diego, porque están divorciados. Pero de lo contrario podría hasta heredarlo como si fuera un hijo más”.

¿Qué dicen por el lado del Diez? Matías Morla, abogado y amigo de Maradona, elige no entrar en polémicas. Desde el entorno del ex futbolista deslizan que Diego pasa por un momento de extrema paz y tranquilidad. Y que nada podrá empañarlo, menos una cuestión que tenga que ver con un objetivo al que califican de meramente económico. Están convencidos de que Claudia aprovecha para reflotar el tema porque sabe que hay causas penales en su contra de parte de Diego, que siguen tramitando tanto en la Argentina como en Miami, por varios departamentos comprados por Villafañe como soltera estando casada. Aseguran que ella empujó en 2012 a su ex marido a firmar un testamento para desheredar a Diego Junior, Dieguito Fernando (hijo de Verónica Ojeda) y Jana, en favor de Dalma y Gianinna. Pero en abril de 2016 Maradona, asesorado por el doctor Morla, recurrió a la Justicia para subsanar aquel acto, pidiendo la revocación de dicha herencia: “Por la presente, revoca todo testamento que haya otorgado antes de esa fecha y en especial el otorgado por Escritura número 159 de fecha 19 de julio de 2012”, reflejó el documento.

Es evidente que la disputa y pase de facturas viene desde largo. Maradona fue con todo contra Villafañe, convencido de que lo había engañado con la administración de sus bienes. Claudia jura y perjura que nunca se quedó con un centavo de su ex, y que por eso en el reclamo millonario que le hizo él por los 458 objetos –en su mayoría camisetas, banderines, botines y hasta una gorra que le obsequiara Fidel Castro– con los que supuestamente se habría quedado según acusó El Diez, fue sobreseída por la Justicia.

En 2013 habían firmado la disolución de la sociedad conyugal que ilustra esta nota, con el objeto de “acordar la forma de liquidar y adjudicarnos recíprocamente los bienes integrantes del acervo familiar. Dejamos desde ya solicitado que se proceda a su homologación, y a su pertinente inscripción en los registros que correspondan”. En el tercer punto, llamado “Adjudicación de bienes”, pueden verse millonarias cifras en dólares repartidas entre uno y otro. Y casi al final del escrito ambos renuncian “al derecho de efectuar cualquier reclamo relativo a la liquidación y adjudicación de los bienes integrantes de la sociedad conyugal”. ¿Será ésta la batalla final? Da la sensación de que la guerra continuará… 

 

Por Miguel Braillard. 

Fotos: Archivo Atlántida 

En abril de 2013 se rubricó el acuerdo de división de bienes post divorcio. Pueden observarse las firmas de Diego –a la izquierda, sin aclaración– y Claudia en el centro del escrito. Sus respectivos abogados, Matías Morla y Fernando Burlando, siguen la contienda legal.

En abril de 2013 se rubricó el acuerdo de división de bienes post divorcio. Pueden observarse las firmas de Diego –a la izquierda, sin aclaración– y Claudia en el centro del escrito. Sus respectivos abogados, Matías Morla y Fernando Burlando, siguen la contienda legal.

RELACIONADAS

Bitnami