Actualidad

A dos pasos del sueño

Argentina vuelve a estar entre los cuatro mejores del mundo, algo que no se conseguía desde Italia 1990. Llega a las semifinales de la mano de Lionel Messi, quien a su genio le agregó sacrificio y recuperación. “Jugué un partido que no estoy acostumbrado a hacer”, definió después de la victoria en cuartos contra Bélgica. Ahora viene el último gran esfuerzo.

De look deportivo Adidas, como acostumbran a presentarse en la Zona Mixta los jugadores tras cada partido. Así inicia su avance por el sector Lionel Andrés Messi (27), deteniéndose cada cuatro o cinco metros, para dejar sus frases del choque Argentina 1-Bélgica 0. Dice de entrada el rosarino: “Pasamos la barrera. Conseguimos el primer gran objetivo: meternos entre los cuatro mejores. Más que nunca fuimos un equipo”. Marcha, mete punto muerto y analiza: “No creamos tantas situaciones pero logramos avanzar, que era lo importante. Ellos (los dirigidos por Marc Wilmots) terminaron con pelotazos. Los nuestros del fondo anduvieron bárbaro”.

Continúa caminando, y tras palmear de paso a Gonzalo Higuaín, quien le arrebató por primera vez el título de Man of the Match, arriesga: “Al margen de que lo ganó el Pipa con su golazo, el equipo se merecía el triunfo, por su sacrificio. Fue emocionante. Para pasar necesitábamos mostrarnos comprometidos. Se jugó un partido que no estoy acostumbrado a hacer, de correr atacando y también defendiendo. Más que nunca fuimos un equipo”. Durante la penúltima pausa, rumbo al sector de medios televisivos, celebra: “Poder ser nosotros los que rompimos la barrera, en veinticuatro años, de llegar a semis, es muy lindo. Más que nunca fuimos un equipo”, recalca la frase por tercera vez el mejor futbolista del mundo, antes de cruzarse con GENTE y aceptar del enviado especial el quinto pin desde que inició Brasil 2014…

–Quinto pin en cinco partidos, Lionel.
–Uy, ¡el pin! Gracias.

–Y accederá a siete ya, porque con la victoria de hoy Argentina también se aseguró esa cantidad de encuentros.
–Sí, faltan dos, je.

–El sueño ahora, Leo, realmente parece cercano, ¿no cree?
–A dos pasos.

Lio pasa limpio entre dos rivales belgas, que parecen dejarlo pasar sólo para disfrutar de su talento. De Bruyne (de frente) abre los brazos con expresión de asombro. Mirallas (de espaldas) se queda inmóvil.

Lio pasa limpio entre dos rivales belgas, que parecen dejarlo pasar sólo para disfrutar de su talento. De Bruyne (de frente) abre los brazos con expresión de asombro. Mirallas (de espaldas) se queda inmóvil.

La gloria, el dolor y el apretón esperanzado en una misma secuencia. Angel Di María celebra el gol de su compañero Pipita Higuaín, con una mirada conmovedora que define el compañerismo que reina en el plantel nacional. Pocos minutos después, el crack del Real Madrid saldría con una lesión en el recto de la pierna derecha que preocupó a todos.

La gloria, el dolor y el apretón esperanzado en una misma secuencia. Angel Di María celebra el gol de su compañero Pipita Higuaín, con una mirada conmovedora que define el compañerismo que reina en el plantel nacional. Pocos minutos después, el crack del Real Madrid saldría con una lesión en el recto de la pierna derecha que preocupó a todos.

Tarea cumplida. Argentina vuelve a estar entre los cuatro mejores equipos del mundo. Basanta, Palacio, Fernández, Agüero, Campagnaro y Messi se agrupan en la celebración. Luego saldrían todos a festejar junto con la hinchada, que como en los partidos anteriores, alentó incansablemente. En primer plano Mertens, sentado, con la mirada perdida.

Tarea cumplida. Argentina vuelve a estar entre los cuatro mejores equipos del mundo. Basanta, Palacio, Fernández, Agüero, Campagnaro y Messi se agrupan en la celebración. Luego saldrían todos a festejar junto con la hinchada, que como en los partidos anteriores, alentó incansablemente. En primer plano Mertens, sentado, con la mirada perdida.

RELACIONADAS

Bitnami